Abuela asesinó a niños escandalosos del barrio y los convirtió en pasteles de carne

La policía está investigando en profundidad los delitos que habría cometido la mujer de 80 años.

La rusa Sofia Zhukova, de 80 años, está acusada de asesinar brutalmente a lo menos a tres niños de su barrio por considerarlos escandalosos. De acuerdo al relato de sus vecinos, la mujer habría usados los restos de sus víctimas para preparar dulces y repartirlos a otros menores del vecindario.

Los detalles de los crímenes que habría cometido la anciana, a lo largo de 15 años, conmocionaron a los residentes del pueblo de Berezovka. Las autoridades policiales sospechan además que la mujer habría matado a otras cuatro personas.

«Siempre nos pareció extraño que, a pesar de ser maleducada y hostil, a menudo encontrara el tiempo para cocinar cosas para los niños locales. Todo el tiempo fueron platos de carne. A veces se los daba a los adultos, me compraba platos a mí y a mi esposo con carne en gelatina», dijo una de las vecinas.

Lee también: Mujer que se lanzó a la cancha tras triunfo de la Roja femenina se fracturó el fémur

La mujer agregó que fue la misma policía de Rusia la que les dijo que Sofia Zhukova usó la carne de sus víctimas para hacer golosinas, y de inmediato la historia fue comparada con la de Sweeney Todd, un barbero que asesinaba a sus víctimas y vendía pasteles con carne humana.

De acuerdo a The Sun, la primera víctima de Sofia Zhukova fue Anastasia Alexeenko, una niña de 8 años que, según las pericias, molestó a la anciana por jugar «ruidosamente». Los informes indican que la menor fue descuartizada por la anciana, luego de que la niña le arrojada helado encima por haberle pedido que se callara.

En 2005, la policía encontró la cabeza cortada de la menor, con su rostro severamente maltratado. Tras 15 años, las autoridades lograron encontrar evidencias en el refrigerador de la anciana.

El medio británico también recoge que la anciana asesinó a una amiga de 83 años, quien se había mudado a vivir con ella en el mismo lugar.

Ahora escuchas