Vocero de La Vega luego de contagiarse con Covid-19: «Lo único que quería era morirme»

El emblemático vocero de La Vega Central, Arturo Guerrero, compartió cómo han sido sus síntomas de coronavirus y entregó un mensaje.

La Vega

Siempre trabajando en terreno, el emblemático vocero de La Vega Central, Arturo Guerrero, es uno de los miles de contagiados con coronavirus en el país.

Y este lunes, en entrevista con el matinal «Bienvenidos«, contó cómo se ha sentido luego de pegarse el «bicho maldito».

Lee también: Estos son los síntomas de coronavirus más frecuentes en Chile

«Uno no dimensiona. Hubo cinco días que lo único que quería era morirme, porque es un bicho tan maldito. Yo no sé si ustedes lo han vivido. Yo viví todas las gripes habidas y por haber y nunca, pero nunca me había quedado en mi casa. Y esta epidemia es tan maldita que te deja amarrado de pies, de manos, que no tienes ganas ni de comer, el agua te da asco. Que tienes miedo de morir y de morir solo», reveló en el matinal de Canal 13.

Eso sí, mencionó que los malestares fueron «cortitos. El primer síntoma fue que amanecí como con flojera y normalmente no ando con flojera. Y una picazón en la garganta y ahí parto en cuarentena, porque yo sabía más o menos. Ya había escuchado tanto de un lado, de otro, con expertos. Y yo sabía que es una cosa seria, pero uno nunca espera que a ti te toca, y te tocó. Y no me tocó tan grave».

Junto con esto, sostuvo que durante «tres días, cuatro días, cinco días, lo único que quería era morirme. Perdí el olor, el gusto, asco al agua, ganas de no escuchar música, de no escuchar a nadie. Una desesperación. No te quieres quedar dormido porque puedes ahogarte».

El vocero de La Vega, a parte de compartir con la gente sus síntomas, lanzó una especie de mea culpa: «hablando hace unos meses decía que cuando me muera no quiero ninguna flor, quiero harta música, quiero que me quieran. Y hoy escuchando las cifras de 59 muertos, van a ir… 10 personas? 8 personas? y muchas de esas personas que partieron, a lo mejor yo u otro, hemos sido culpables de no asumir la gravedad de esta situación y eso duele en el alma».

Ahora escuchas