El sencillo truco para limpiar tus utensilios oxidados en solo cinco minutos

Con esta técnica tus ollas, sartenes, woks y otras herramientas de cocina quedarán relucientes.

Por regla general, todo lo que usamos en la cocina debería estar impoluto. Pero seamos sinceros, no siempre es así. Muchas veces dejamos que los utensilios que utilizamos se llenen se óxido, lo que no es nada agradable.

Afortunadamente, Jo Nichol, una mujer de Hampshire, Reino Unido, ha revelado su truco para deshacerse de esa suciedad tan molesta. Lo mejor es que no solo vale para tus cacerolas, tijeras o pinzas de acero, cualquier mueble que tenga este tipo de manchas quedará como nuevo gracias a este método fácil, sencillo y casero.

El consejo de Nichol , publicado en un grupo de Facebook llamado «Mrs Hinch Cleaning Tips», consiste en cubrir el exterior de la superficie dañada con ketchup y dejarlo secar durante unos minutos.

Lee también: “Llega el Metro y llegan los delincuentes»: Vecinos de Las Condes se manifiestan por Línea 7

Cuando veas que la salsa de tomate se ha secado, quítala, pero no con un trapo sino con papel de aluminio arrugado. Así una vez lo hayas pasado por toda la zona metálica podrás ver que el resultado es «increíble y brillante».

Los usuarios no han dejado de comentar el post, que ya tiene más de 5.000 respuestas y 1.200 «likes». «No tengo nada oxidado en casa, pero estoy deseando probarlo», escribía uno; «No me lo puedo quitar de la cabeza, voy a intentarlo ahora mismo, pero no dejo de pensar en que si el ketchup hace eso a algo de hierro qué pasará en nuestro intestino», comentaba otro.

Si lo que quieres es recuperar algo que lleva en ese estado durante años porque es bastante viejo te vas a encontrar ante un reto. Haz bolas de papel de aluminio y sumérgelas en zumo de limón. Después frota la superficie varias veces para retirar las primeras capas, publica El Confidencial. 

Después sumerge la pieza que intentes limpiar bajo vinagre blanco. Que quede todo cubierto. Déjalo toda la noche y al día siguiente, pasa una almohadilla abrasiva con bicarbonato de sodio. En caso de que este objeto no quedara en las condiciones esperadas, no tendrías más remedio que usar productos químicos como el ácido clorhídrico.

Ahora escuchas