Ulises Cornejo, padre de Ámbar: «Tiene que caer la mamá»

En entrevista con 24Horas, el papá de Ámbar reveló detalles que él tenía con su hija, qué pasó los días que se mantuvo desaparecida y cómo seguirá la querella que puso contra la madre de la joven.

Este lunes en entrevista con Iván Nuñez para 24Horas, Ulises Cornejo, padre de Ámbar, habló sobre la relación que mantenía con la joven, la muerte de ésta y los pasos que siguen con la querella que interpuso contra la madre de la adolescente, Denisse Llanos, como encubridora del crimen.

El ingeniero de 43 años, radicado en Antofagasta y con quien la menor vivió sólo algunos meses, mencionó que ambos conversaban diariamente y que todos los meses la ayudaba económicamente: «Era una relación estrecha. Nosotros hablábamos a diario con Ámbar. Habían planes de irnos a vivir juntos a Antofagasta. No fue rápido porque a ella le costaba dejar a su hermano, a su mamá y a sus amistades acá», mencionó.

Aún así, Ulises reconoce que pudo hacer más para ayudar a Ámbar, admite su ausencia en los primeros cinco años de su tormentosa vida, hace su mea culpa

Lee también: Según madre de Ámbar, Hugo Bustamante la amenazó de muerte junto a su hijo

Sobre el peligro que vivía la joven compartiendo techo con Hugo Bustamante, principal sospechoso del crimen, asegura que «nunca me lo dijo. Sí sabía que ella no estaba viviendo con la mamá porque no le gustaba el tipo».

Frente a la desaparición de Ámbar, Ulises siempre confió en que reaparecería: «Siempre estuvo la esperanza, pero ya al día siguiente ya no contestaba el celular, y entonces llamé a la mamá y ella me dijo que no era primera vez que lo hacía y que ella iba a aparecer».

El padre de la joven se querelló contra Llanos en calidad de encubridora, debido a la «actitud inmutable» que tuvo la mujer durante la búsqueda de la adolescente. Sobre esto, comentó: «No es víctima. Ella es cómplice totalmente, 100% cómplice. Ella siempre la negó». Para ejemplificar, cuenta que «cuando yo venía viajando, quise ir a verla inmediatamente a Limache y ella no me dio la dirección, nunca quiso hablar conmigo personalmente de la desaparición (…) Con Carabineros nos fuimos a esperarla a la casa donde vivía, a la casa del maldito éste. La llamé una y otra vez y no me contestó nunca más»

«Tiene que caer la mamá, y si es que no la familia de este tipo. Todos en esa casa, esa casa es muy chica, el terreno es chiquito. Imposible que no hayan visto nada. No sé qué pasa por la cabeza de esa mujer, pero ella sabía», terminó diciendo.


Contenido patrocinado

Ahora escuchas