«Esto pasa en Chile»: El complejo momento de Angélica Sepúlveda por embargo de su pyme

Por medio de redes sociales, Angélica Sepúlveda compartió su molestia al no tener ayuda para poder mantener su pyme en pie.

Por medio de su cuenta de Instagram la ex chica reality Angélica Sepúlveda denunció la cruel realidad que está pasando junto con otros emprendedores en tiempos de pandemia. 

Y es que su negocio de confección y arriendo de disfraces que tiene un Yungay está atravesando por un muy mal momento económico por no obtener los recursos para mantenerlo a flote.

Esta situación la compartió con sus seguidores de Instagram mencionando: «Hu… que pasan en Chile. Hoy fui al banco a pedir un préstamo para nuestro taller de confección y arriendo de disfraces que está parado desde febrero por el COVID-19, ¿y saben qué me dijeron? Que no cumplo con los requisitos».

Lee también: Angélica Sepúlveda por la cuarentena: «No había sentido dolor así»

«La tremenda sorpresita que tiró hoy a las 14:25 horas en el jardín de mi casa, el simpático receptor Roberto Santander Hernández. Comprenderán que nada podía hacer a esa hora un día viernes, de lo contrario, habría ido corriendo al Banco Estado a pagar todito», agregó.

Junto a esto, expresó su furia de lo complejo que está el panorama para los dueños de pymes durante estos días: «Con deudas millonarias por todos lados y no porque seamos botarate (irresponsables con el dinero). Todas las pymes informales e independientes pedimos créditos para lograr nuestros negocios, tenemos ese anhelo y gusto por el trabajo incansable y lo hacemos con amor y dedicación».

«No empatizan de verdad con la clase media, con los que estamos hasta el cuello con cuotas vencidas, amenazados con embargos, etc., terminando la pandemia va a quedar la patá y al igual que miles de chilenos, saldré a la calle a exigir», escribió alegando por el rol de las autoridades.

«¿Nos piden que nos quedemos en casa para perderlo todo? ¡Pues yo no los banco más! y aunque sea vendiendo droga junto esa cagá de plata, pero escuchen bien, a mí no me embargan ni una hu… ¡Lo dije y qué!», concluyó.

Ahora escuchas